El dengue en la city

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en WhatsApp

Las auotirdades de salud confirmaron cinco casos de contagio autóctono en la capital y el conurbano. Dos casos pertenecen a la Capital Federal, uno en Villa Urquiza y el otro en Floresta. Los otros tres, al conurbano: uno de Ciudadela y dos de La Matanza. Hay un sexto caso, pero no está claro si fue contagio local. Todos ya fueron dados de alta.

Finalmente, el dengue juega de local en los territorios de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Cinco de los seis casos autóctonos que hasta ayer a la tarde eran sospechosos, fueron confirmados por las autoridades sanitarias de ambos distritos. Si bien sólo dos se encarnan en personas que habitan dentro de la ciudad, el ministro de Salud porteño, Jorge Lemus, señaló que “con las autoridades bonaerenses se acordó hablar de casos regionales y no separar los de la ciudad de los de provincia, ya que se considera zona epidemiológica a toda el Area Metropolitana de Buenos Aires”. Los tres casos restantes son personas que viven en territorio bonaerense. El sexto caso, también confirmado ayer, al igual que los otros cinco, por el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Julio Maiztegui, es “dudoso”, ya que se trata de un hombre que vive en la ciudad, pero que estuvo trabajando en el norte del país “en el último tiempo”. Aunque Lemus evitó referirse a zonas específicas, los casos porteños los conforman dos muchachos de 25 y 30 años que viven en Villa Urquiza y Floresta, según deslizaron fuentes de la cartera sanitaria porteña. Para el ministro, la situación de la ciudad de Buenos Aires “está muy lejos de ser como la del norte de Argentina pero, de todas formas, el mosquito está entre nosotros. Es la epidemia más grande que ha tenido el país”. El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, pidió anoche “no politizar” la situación del dengue y admitió que él y sus funcionarios “tenemos que asumir y reconocer este problema”.

Positivo fue el resultado de los análisis de seis posibles casos de dengue que, desde distintos hospitales porteños, enviaron a principio de semana a analizar a los laboratorios del Instituto Maiztegui. Las autoridades de la ciudad esperaron la respuesta del organismo especializado para confirmar públicamente la presencia de la enfermedad. La respuesta positiva significaba, tal como sucedió, que esas personas adquirieron el dengue dentro de la región metropolitana. O, por lo menos, cinco de las seis, ya que Lemus calificó de “dudoso” al sexto integrante por tratarse de alguien que “vive en la ciudad de Buenos Aires pero que estuvo trabajando en el norte del país”.

La cartera sanitaria bonaerense precisó que de los tres casos autóctonos de su jurisdicción, uno es de una persona de la localidad de Ciudadela, partido de Tres de Febrero, y los otros dos del partido de La Matanza. El ministro de salud provincial, Claudio Zin, dijo que “los tres pacientes ya fueron dados de alta” y que se procedió a fumigar “hasta 400 metros de sus domicilios desde el momento de la notificación de los casos en carácter de sospechosos”. Zin aclaró que “no son casos de dengue hemorrágico sino de dengue clásico”.

Lemus aseguró que el estado de salud de esos pacientes es “bueno, superaron el período de sintomatología y están totalmente rehabilitados”. Datos esperables si se tiene en cuenta que el dengue no es mortal cuando se lo adquiere por vez primera. Sin embargo, destacó que “el problema vendrá más adelante, cuando esa gente esté en peligro de entrar en contacto con un mosquito Aedes aegypti infectado con un serotipo diferente que el que sufrió en primera instancia”. Según el Ministerio de Salud nacional, una vez curada, la persona infectada queda inmunizada por entre 60 y 120 días.

“El mensaje a la población tiene que ser claro: hay que pasar a la acción”, se esforzó en dejar en claro el responsable de la cartera sanitaria porteña en referencia a las tareas de descacharrado, “actividad fundamental que debe llevar a cabo cada familia” puertas adentro de su domicilio “que tiene un efecto mucho más importante que la fumigación” frente a la propagación de la enfermedad. “La población tiene que saber que las acciones recomendadas para esta clase de situaciones las estamos haciendo”, remarcó el ministro. Son 230 casos los atendidos en hospitales porteños que aguardan el resultado de las pruebas, de los cuales 110 tienen residencia en la ciudad. Cerca de 50 ya fueron confirmados, aunque adquirieron la enfermedad fuera de la ciudad.

Desde que la amenaza del dengue se instaló en la ciudad, los vecinos de los barrios más empobrecidos de la ciudad sostuvieron que las tareas de fumigación “no son suficientes” en los lugares donde habitan. Incluso ayer un grupo de personas que vive en la Villa 20, del barrio de Lugano, realizó una manifestación en la esquina de las calles Escalada y Cruz, para reclamar a la autoridades que realicen tareas de limpieza y fumigación y que instalen un centro médico en su barrio. Al respecto, el ministro remarcó que “se están fumigando más de 20 lugares por día” y recordó que “el mosquito está distribuido por toda la ciudad”.

La Legislatura porteña declararía hoy el estado de emergencia sanitaria, medida que “no cambiaría mucho la situación”, según Lemus, ya que “lo que debemos hacer, ya se está haciendo”.

Informe: Ailín Bullentini.

Fuente: Página 12

Su voto: Nada

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra p√ļblicamente.